Habilidades Informacionales

Imprimir

INTRODUCCIÓN

En el actual escenario de la Sociedad de la Información y el Conocimiento, los sistemas educativos enfrentan el desafío de transformar el proceso de enseñanza-aprendizaje para brindar habilidades y competencias que permitan a los alumnos desenvolverse de manera efectiva en este entorno dinámico y rico en información.

Hoy, el problema no es tanto el acceso a la información, sino el acceso al conocimiento. La información es mucha y continua, por ende se requieren herramientas y recursos que ayuden al alumno a extraer de ella lo relevante para resolver los problemas que deberá enfrentar.

Sin embargo, uno de los principales desafíos de la Educación Superior es que tanto alumnos como docentes presentan diferentes dificultades de acceso y uso de los recursos electrónicos para procesar esta información.

Esto plantea el desafío de incorporar sistemática y gradualmente, programas para la adquisición de habilidades informacionales.

La Red de Bibliotecas de INACAP aborda este este tema según el Modelo SCONUL de Los Siete Pilares de la Información1,  representado a continuación:

Modelo de aptitudes para la información

Aptitudes para el uso de los recursos de la biblioteca

Reconocer la necesidad de información

APTITUDES PARA EL ACCESO Y USO DE LA INFORMACIÓN

Distinguir las maneras de abordarla

Capacidad de construir estrategias para localizar información

Capacidad para localizar y acceder a la información

Aptitudes para el uso de las tecnologías de información

Desarrollar habilidades que permitan comparar y evaluar la información obtenida desde diferentes fuentes

Organizar, aplicar y comunicar información a otros de acuerdo con el contexto de utilización

Sintetizar la información existente para contribuir a la creación del nuevo conocimiento

Principiante
  Experto
Principiante  avanzado    Usuario competente Usuario
avanzado

 

1 SCONUL  (2011). The Sconul Seven Pillars of information literacy: Core Model. Recuperado el 26 de abril   de 2013, desde: http://www.sconul.ac.uk/sites/default/files/documents/coremodel.pdf

Moreira, M. (Coord). (2010). Competencias informacionales y digitales en educación superior. Revista de universidad y sociedad del conocimiento, 7:2. 

Saurina de Solanes, E. y Patterson, J. (2009, noviembre). Tutorial Búsquedas Efectivas: una guía de autoaprendizaje en línea para promover la infoalfabetización. Ponencia presentada en la  XIV Conferencia Internacional de Bibliotecología: Información y ciudadanía: desafíos públicos y privados, Santiago de Chile.

 

FUENTES DE INFORMACIÓN

¿A qué nos referimos cuando hablamos de Fuentes de Información?1

El conocimiento se manifiesta en diferentes recursos y formatos, que contienen datos formales, informales, orales, escritos o multimedia.

Las fuentes de información se dividen en dos tipos:

a )Fuentes Primarias:

Constituyen el producto de una investigación o trabajo creativo, con información original, publicada en su primera versión, con un lenguaje técnico.
Ejemplos: Resultados de una investigación, entrevistas, fotografías, correo electrónico, discursos, entre otros.

b) Fuentes Secundarias:

Documentos que resumen, critican, interpretan, extraen o reorganizan información contenida en fuentes primarias, facilitan el acceso a las fuentes primarias y a sus contenidos.
Ejemplos: Índices, directorios, almanaques, bibliografías, bases de datos, diccionarios, enciclopedias, entre otros.
 

RECURSOS ELECTRÓNICOS

¿Qué son los Recursos Electrónicos de Información?

La definición de lo que es un recurso electrónico ha formado parte de amplias discusiones en el ámbito de la gestión de información y el mundo bibliotecario, por cuanto no existe un término único validado por toda la comunidad y, que a su vez, sea replicable en los diversos contextos educativos en los cuales se utiliza.

En la base de esta discusión están los elementos “digital” y “electrónico”, cuyas distinciones se basan en el medio que soporta este tipo de recursos. Así, por ejemplo, un CD-ROM puede considerarse un recurso digital por cuanto el formato en el que se encuentra presentada la información es de este tipo, sumado a que los datos contenidos allí son estáticos; es decir, no se actualizan periódicamente. Una base de datos, en cambio, sería un recurso electrónico en tanto se puede acceder a ella a través de Internet o de redes locales, actualizándose con periodicidad. Eventualmente, la información contenida en una base de datos electrónica puede llevar a recursos digitales (como es el caso de las enciclopedias disponibles en formato de CD-ROM en las bibliotecas), pero lo relevante para determinar qué se entiende como “Recursos Electrónico Disponible a través de Internet” es el camino que se utiliza para llegar a ellos (la web). Este ejemplo ilustra el tenor del debate descrito.

Este contexto de ambigüedad en torno al concepto de recurso electrónico ha propiciado que las diversas instituciones de educación que los utilizan y ofrecen se vean en la necesidad de generar definiciones particulares a partir de sus propios requerimientos específicos. Es por esta razón que se entenderá como “recurso electrónico disponible en Internet” lo siguiente:

Cualquier objeto de información, ya sea de carácter científico o técnico (en oposición a la información comercial, que representa más del 80% de los datos que circulan en la red), existente y accesible a través de Internet.

Desde esta perspectiva, un recurso electrónico disponible en Internet podría representar un documento, un servicio o un sistema de datos que se encuentran en formato digital, pero disponibles en línea por medio de la web.

1 INACAP. Material de profundización. Curso Habilidades Informacionales. Material no publicado.

Moreira, M. (Coord). (2010). Competencias informacionales y digitales en educación superior. Revista de universidad y sociedad del conocimiento, 7:2. 

Saurina de Solanes, E. y Patterson, J. (2009, noviembre). Tutorial Búsquedas Efectivas: una guía de autoaprendizaje en línea para promover la infoalfabetización. Ponencia presentada en la  XIV Conferencia Internacional de Bibliotecología: Información y ciudadanía: desafíos públicos y privados, Santiago de Chile.



ESTRATEGIAS DE BÚSQUEDA

1) METABUSCADORES

Este tipo de recurso electrónico permite la recuperación de información proveniente de distintas fuentes contenidas en la web, entre las cuales es posible mencionar listas de interés, blogs, imágenes y páginas web, entre otros, desde donde se puede acceder a una gran cantidad de datos presentados en orden de relevancia.  

A continuación se señalan algunos de los Metabuscadores más confiables y utilizados:

TODALANET: Su principal característica es que permite el acceso a información totalmente en español, concentrándose en América Latina. Sus resultados se presentan ordenados por relevancia de palabras en un ranking, borrando los duplicados y presentando los datos en una sola página, lo cual permite ahorro de tiempo de búsqueda y recuperación de información.

KARTOO: Es un metabuscador de información web que presenta sus resultados en forma de mapas conceptuales. Su búsqueda puede ser afinada con los temas y expresiones propuestos, de forma que posibilita encontrar información más acotada y pertinente.

COMPENDIO: Este recurso electrónico dispone de dos formas de realizar búsquedas: la primera de ellas permite iniciar búsquedas simultáneamente en un grupo de buscadores seleccionados a priori (búsqueda grupal); la segunda permite iniciar la indagación en un buscador a la vez (búsqueda simple).

2. BUSCADORES

Los buscadores son herramientas que permiten localizar información de manera interactiva y personalizada. Funcionan como grandes bases de datos que almacenan páginas Web, existentes en Internet, previamente indizadas, de forma automática1.

A continuación se señalan algunos de los buscadores más confiables y utilizados:

ALTAVISTA: Recurso electrónico desarrollado por la empresa Overture Services, Inc. que se promociona como un proveedor de tecnología y servicios de búsqueda. Su principal característica es que permite realizar búsquedas por temas, sumando información en índices segmentados, ayudando a que los usuarios refinen sus búsquedas y accedan rápidamente a la información útil y más pertinente de acuerdo con sus necesidades.
 

GOOGLE: Es el buscador por excelencia. Produce resultados que corresponden a todos los términos de búsqueda ingresados, ya sea en el texto de la página o en los delimitadores de vínculo que señalan.

GOOGLE ACADÉMICO: Recurso electrónico que permite buscar bibliografía especializada de una manera sencilla. Ello, porque desde un solo sitio es posible realizar búsquedas en un gran número disciplinas y fuentes como, por ejemplo: estudios revisados por especialistas, tesis, libros, resúmenes y artículos de fuentes como editoriales académicas, sociedades profesionales, universidades y otras organizaciones académicas.
Google Académico, como recurso electrónico, ayuda a encontrar material relevante dentro del mundo de la investigación académica, gracias a que ordena los resultados de la búsqueda por su relevancia, haciendo que las referencias más útiles aparezcan al inicio de la página. La tecnología de ranking de Google toma en consideración el texto completo de cada artículo, así como el autor, dónde fue publicado y con qué asiduidad ha sido citado en otras fuentes especializadas.
 

1 Pinto, M. (2010). Habilidades y competencias de gestión de la información para aprender a aprender en el Marco del Espacio Europeo de Enseñanza Superior.  Recuperado el 29 de abril   de 2013, desde: http://www.mariapinto.es/alfineees/buscar/como.htm

Moreira, M. (Coord). (2010). Competencias informacionales y digitales en educación superior. Revista de universidad y sociedad del conocimiento, 7:2. 

Saurina de Solanes, E. y Patterson, J. (2009, noviembre). Tutorial Búsquedas Efectivas: una guía de autoaprendizaje en línea para promover la infoalfabetización. Ponencia presentada en la  XIV Conferencia Internacional de Bibliotecología: Información y ciudadanía: desafíos públicos y privados, Santiago de Chile.

 

3. ESTRATEGIAS DE BÚSQUEDA MEDIANTE OPERADORES BOOLEANOS1

Para optimizar la estrategia de búsqueda es posible aplicar técnicas específicas, entre las que destaca el uso de operadores boléanos, los cuales se intercalan con los descriptores de la búsqueda para hacerla más efectiva.
Cada uno de estos operadores se puede describir visualmente usando un diagrama de Venn, como se muestra a continuación:

  1. Operadores de intersección: al agregar palabras como Y, AND, logramos que los resultados obtenidos correspondan únicamente al conjunto de nuestra búsqueda; es decir, se recuperan registros en los cuales ambas palabras están presentes. Lo anterior se ilustra por el área sombreada que es la intersección de los dos círculos que representan todos los registros que contienen los términos buscados.

Ejemplo: ¿Qué relación existe entre Crimen y Pobreza?

EJERCICIO

TÉRMINO BUSCADO

RESULTADOS

Pobreza

40.100.000

Crimen

29.100.000

Pobreza AND Crimen

10.900.000


En la medida en que se combinen una mayor cantidad de términos y conceptos con el operador lógico Y (AND), se va a recuperar una menor cantidad de registros.



 

EJERCICIO

TÉRMINO BUSCADO

RESULTADOS

Pobreza

40.100.000

Crimen

29.100.000

Pobreza AND Crimen

10.900.000

Pobreza AND Crimen AND Genero

2.840.000


b) El operador lógico O (OR) o de Suma Lógica:  al agregar términos como O, OR, OU se logra que la búsqueda de información contenga todas las palabras clave que describen un mismo concepto. Se trata de un operador que permite ampliar nuestra búsqueda. De hecho, si no ponemos ningún operador al utilizar un buscador, este motor interpreta los datos como si hubiéramos utilizado cualquier de estas palabras.


En la medida en que se combinen más términos o conceptos en una búsqueda con el operador lógico “O”, mayor será la cantidad de registros que se van a encontrar.

Ejemplo: Información sobre colegios, universidades o ciudades universitarias

EJERCICIO

TÉRMINO BUSCADO

RESULTADOS

Colegio

123.000.000

Universidad

225.000.000

Colegio OR Universidad

101.000.000

Colegio OR Universidad OR (Ciudad AND Universitaria)

10.900.000


c) El operador lógico NO (NOT) O de Negación:   excluye registros de los resultados de búsqueda. Al agregar palabras como NO, NOT, AND NOT, BUT NOT, NON, SAUF logramos que se reduzca la búsqueda, centrándose ésta solo en el término inicial que necesitamos, pero no el segundo.
En esta búsqueda, se recuperan registros en los cuáles solamente una de las palabras está presente. Lo anterior está ilustrado por el área sombreada con la palabra que representa todos los registros que la contienen. 



 

Ejemplo: Se requiere información sobre gatos pero se desea evitar cualquier información sobre perros.

EJERCICIO

TÉRMINO BUSCADO

RESULTADOS

Gato

88.300.000

Perro

75.300.000

Gato NOT Perro

4.240.000


La mayoría de los motores de búsqueda requieren los operadores boléanos se ingresen en inglés (AND, OR, NOT), aunque la búsqueda se realice con términos en español.

1 Dodge, B. (2011). Motores de búsqueda y Álgebra Booleana. Recuperado el 08 de mayo de 2013, desde: http://www.eduteka.org/modulos/1/162/49/1

Moreira, M. (Coord). (2010). Competencias informacionales y digitales en educación superior. Revista de universidad y sociedad del conocimiento, 7:2. 

Saurina de Solanes, E. y Patterson, J. (2009, noviembre). Tutorial Búsquedas Efectivas: una guía de autoaprendizaje en línea para promover la infoalfabetización. Ponencia presentada en la  XIV Conferencia Internacional de Bibliotecología: Información y ciudadanía: desafíos públicos y privados, Santiago de Chile.

 

4) GOOGLE ACADÉMICO

¿Cómo buscar y recuperar información desde Google Académico?

Paso 1: Para poder acceder al Google Académico lo primero es ingresar al sitio a través de la URL http://scholar.google.com/
 
Se pueden realizar búsquedas por autor, materia o título específico. Si se hace click sobre el ícono de “Buscar en la Web”, se saldrá de Google académico y la búsqueda se  realizará automáticamente en google.
 

Paso 2: Ingresar tema requerido. En este caso se buscará el “Mantenimiento Industrial”. Una vez ingresado el término y dada la indicación de buscar, se despliega el menú que refleja el número de registros recuperados. En este caso se recuperó un total de 2.060 registros, los que pueden ser desplegados de acuerdo al requerimiento que haga el usuario, el que puede ser de acuerdo a: orden de relevancia o fecha de publicación del material.
 


 

Paso 3: Una vez seleccionada la opción por fecha de publicación o relevancia (para este ejemplo se seleccionó relevancia), se despliega el listado de resultados de la búsqueda del término ingresado, así como la cantidad de veces que un documento específico ha sido citado en otros textos.
La cita corresponde solo a una referencia bibliográfica del tema y el libro permite acceder al texto completo en algunos casos (e-books) o solo parte de su contenido.



Paso 4: Al seleccionar CITADO POR, muestra los registros de los textos en que fue citado el documento correspondiente al ejemplo utilizado. Se despliega el siguiente menú:



Paso 5: En el caso de seleccionar LIBRO se presenta la información del libro, entre la que destaca: si está en formato completo o solo alguno de sus capítulos, dónde comprarlo y en qué biblioteca se encuentra.




5) HEMEROTECA VIRTUAL SciELO

SCIELO es un conjunto de publicaciones científicas multidisciplinarias, disponible en texto completo, con cobertura periódica para América latina y el Caribe, en idioma español, portugués e inglés.
 

¿Cómo buscar y recuperar información desde SciELO?

Paso 1: Para poder acceder a la Hemeroteca Virtual Scielo, lo primero es ingresar al sitio a través de la URL http://www.scielo.org/php/index.php y seleccionar el idioma de interés para realizar las búsquedas.



Paso 2: En caso de que se haya seleccionado la opción Red SciELO para filtrar las búsquedas por país, el resultado será más acotado. Por ejemplo, si se desea revisar las  publicaciones existentes en Chile se selecciona el país en cuestión y los resultados se reflejarán de la siguiente manera:


Paso 3: Al seleccionar el “listado alfabético de publicaciones”, se desplegará el siguiente menú:



Paso 4: Al seleccionar un título de la lista, se mostrará la descripción de la publicación, tal como se señala en el ejemplo:



Paso 5: Es posible realizar búsquedas por: 

  • Números: todos, anterior, actual, próximo
  • Artículos: autor, materia, alfabéticamente



Paso 6: Una vez seleccionado el ejemplar, se despliega la Tabla de Contenido de éste, el que incluye resumen en español y/o inglés, y permite acceder al texto completo del artículo, tal como señala el ejemplo:



Paso 7: Visualización del artículo en Texto Completo y servicios asociados (como citar, enviar por mail, traducir, entre otros.).




Búsqueda de artículos por materia

Paso 1:  Se ingresa el término a buscar en el recuadro de búsqueda, tal como señala el ejemplo:



Paso 2: Desde el listado se añade el término buscado:



Paso 3: Se despliega el siguiente menú, que permite buscar el concepto en distintos campos de la publicación. Hacer click en el botón “búsqueda”:

 
























Paso 4: Se despliega el menú con el resultado de la búsqueda



Paso 5: Visualización del artículo en Texto Completo y servicios asociados (como citar, enviar por mail, traducir, etc):



6: EVALUAR INFORMACIÓN OBTENIDA DESDE INTERNET

Evaluar la información electrónica disponible Internet y que es recuperada a través de ella, requiere aplicar un conjunto de criterios que permiten establecer la pertinencia, validez, confiabilidad y, sobre todo, la calidad de la información obtenida. De esta manera, la aplicación de ciertos criterios permitirá seleccionar recursos electrónicos de rigor científico  cuyo contenido es actualizado y pertinente.

Los indicadores a los que se hace referencia han sido ampliamente divulgados y validados entre evaluadores profesionales, entre los que se encuentran:

   • 
Profesionales que filtran y seleccionan recursos electrónicos para la creación y mantención de portales y directorios temáticos.
   • 
Expertos temáticos que aportan su conocimiento, ofreciendo sus propios recursos de información evaluados.
   • 
Instituciones que proponen explícitamente criterios y parámetros para el diseño de recursos electrónicos de contenidos educativos, institucionales o académicos.

A continuación, se señala una serie de criterios e indicadores para la evaluación de recursos electrónicos de información:

  • a) Autoría: Este criterio permite determinar la credibilidad de la fuente de información, identifica al responsable que la proporciona y entrega información sobre el responsable del contenido, el que puede estar representado por instituciones, autores corporativos. Se sugiere privilegiar los sitios con dominios terminados en edu. gob, org.

  • b) Audiencia: Estable el tipo de usuario al que está dirigido el recurso: alumnos, docentes, público en general.

  • c) Contenido: Criterio que implica la interacción de variables como cobertura, pertinencia, validez, objetividad, entre otras.

  • d) Cobertura: Amplitud con la que es tratada la información. Ejemplo: Información original o solo incluye vínculos a otros recursos.

  • e) Pertinencia: Entendida como utilidad de la información en relación a la estrategia de búsqueda aplicada.

  • f) Validez: Referida al respaldo de la información otorgada. Ejemplo: en el caso de un documento tiene bibliografía actualizada, de autores de primera línea.

  • g) Objetividad: Por este indicador se entiende la ausencia de sesgos ideológicos, comerciales o políticos de la información aportada por el recurso.

  • h) Accesibilidad y Funcionalidad: Se refiere a la capacidad que tiene el recurso para ser recuperado por medio de cualquiera de las estrategias de búsqueda que utilice el usuario. Además de medir su utilidad con respecto a éste.

  • i) Navegabilidad: Está relacionada con la facilidad del usuario para revisar los contenidos del recurso, a partir de un conjunto de estrategias de navegación que ofrece y del diseño mismo. Ejemplo: botones específicos, índices temáticos, entre otros. Este indicador considera elementos tales como:
    • Diseño compatible con diferentes navegadores
    • Facilidad en el acceso.
    • Existencia de menú de ayuda
    • Posibilidad de imprimir y visualizar correctamente la impresión

  • j) Actualización y Actualidad: Ambos criterios se refieren a la temporalidad de la información contenida. Aporta datos respecto a la fecha de creación del recurso electrónico, como a la de la actualización de sus contenidos.

Esta información –generalmente- se encuentra al inicio o al final de cada página y permite identificar la fecha de revisión y frecuencia de actualización del recurso.

Pinto Molina, M  (2011). Calidad y evaluación de los contenidos electrónicos. Recuperado el 06 de mayo de 2013, desde http://www.mariapinto.es/e-coms/eva_con_elec.htm

Moreira, M. (Coord). (2010). Competencias informacionales y digitales en educación superior. Revista de universidad y sociedad del conocimiento, 7:2. 

Saurina de Solanes, E. y Patterson, J. (2009, noviembre). Tutorial Búsquedas Efectivas: una guía de autoaprendizaje en línea para promover la infoalfabetización. Ponencia presentada en la  XIV Conferencia Internacional de Bibliotecología: Información y ciudadanía: desafíos públicos y privados, Santiago de Chile.