Vida INACAP Rancagua

SENAME y Universidad INACAP Sede Rancagua trabajan por la inserción laboral de jóvenes infractores de ley

Rancagua, Julio de 2018. Gracias a la alianza colaborativa establecida entre el Organismo Técnico de Capacitación (OTEC) de INACAP Rancagua y SENAME O’Higgins, jóvenes de entre 14 y 19 años que son atendidos en el Centro Cerrado de Graneros (CIP-CRC) están participando desde mayo en un programa de cursos de nuevos oficios.

Jorge Ormazábal, Gerente Regional de Capacitación de la Universidad Tecnológica de Chile INACAP, al respecto comenta que el foco de esta acción está puesto en el modelo de enseñanza del aprender haciendo, a fin de que “los jóvenes tengan una experiencia lo más cercana posible a la educación universitaria que impartimos en INACAP”.

Para ello, los mismos jóvenes participaron en la elección de los cursos, de acuerdo a sus intereses y futuras posibilidades laborales. Mecánica Automotriz y Grúa Horquilla fueron las temáticas que se desarrollaron con éxito durante las primeras jornadas, mientras que los cursos que se realizarán hasta octubre se enfocarán en Chocolatería, Panadería, Soldadura y Gasfitería.

El director del Centro, Walter Valdebenito, aseguró que la capacitación desde el oficio es fundamental porque “lo que buscamos es entregar herramientas que les permitan a ellos ganarse la vida una vez que concluyan su estadía. En esa línea, hemos generado un completo programa de capacitaciones junto a INACAP Rancagua”.

Primeras certificaciones

A mediados de junio se realizó la primera ceremonia de certificación para los alumnos de los cursos de Mecánica Automotriz y Grúa Horquilla, en la cual participaron autoridades de la región y familiares de los jóvenes.

Notablemente emocionada se mostró Bárbara Perry, Seremi de Justicia de la Región de O’Higgins, quien se dirigió a los asistentes enfatizando la importancia de que aprovechen estas oportunidades para que puedan volver a sus hogares “con otros instrumentos que les permitan tener la dignidad que, en definitiva, nunca nadie les había reconocido”.

Por su parte, Carmen Gloria Poblete, abuela de uno de los jóvenes que recibió su diploma, dijo estar muy agradecida porque era “un gran anhelo” que su nieto pudiera estudiar. Además, destacó la labor de acogida que realiza el Centro.

Francisco, uno de los alumnos certificados, expresó su alegría al recibir el diploma: “Los profesores tuvieron la paciencia para explicarnos y para enseñarnos, se dieron el tiempo para que aprendiéramos y fueron entretenidos. Esto me ayudará mucho para cuando salga de acá, porque podré reinsertarme en la sociedad”, aseguró el joven.

Accesos Intranet