Noticias

Maicol Torres Mena, Técnico en Mantenimiento Industrial de INACAP Valparaíso: Esto viene de familia

Valparaíso, junio de 2013.- El suyo es un relato de esfuerzo. De cómo, a pesar de las carencias, la honestidad y la voluntad de Maicol Torres Mena, exalumno de INACAP Valparaíso, le permitieron obtener los primeros frutos de su trabajo como Técnico en Mantenimiento Industrial. 

“Esto viene de familia, mi padre era mecánico, luego estudié mecánica industrial en el liceo y en una visita que el establecimiento hizo a INACAP, me gustó ver las maquinarias y saber que yo las conocía y sabía su funcionamiento, y eso me motivó para estudiar y practicar con esas maquinarias”, cuenta sobre su elección de Carrera, la que no estuvo exenta de dificultades.

“A pesar que reprobé matemáticas, lo hice inmediatamente al semestre siguiente para no atrasarme, y logré egresar a los dos años sin problemas, aclara Maicol.  Además tuve una muy buena relación con mis profesores, con algunos incluso considero que iba más allá, me ayudaron  mucho, sobre todo cuando mi padre falleció, fueron un gran apoyo para mí y eso no lo olvidaré nunca”. Hoy sigue en contacto con algunos de esos docentes, que lo recuerdan con cariño y aprecian cómo ha logrado mejorar su calidad de vida gracias a su trabajo, al que también llegó gracias a INACAP. 

Tras informarse del diplomado que la empresa de equipos, repuestos y servicios para la minería Komatsu ofrecía a los alumnos del Área Mecánica de la Sede, empezó a averiguar. “Pedí consejo a mis profesores y  ellos me animaron a que hiciera el diplomado,  y como no tenía dinero para cancelar el inicio del curso, me conseguí con un amigo, y en el verano comencé el diplomado. Al terminar me contrataron y hoy estoy feliz trabajando en esta empresa, le pagué a mi amigo el doble de lo que me prestó, porque cuando lo necesité no dudó en ayudarme y también me ha servido para pagar a la persona que me facilitó el dinero para pagar mis estudios.  Hoy, gracias Dios, no le debo nada a nadie por mi Carrera”. 

Trabajando en Komatsu, este inacapino resuelto a surgir sigue cumpliendo como trabajador y también como jefe. “Estoy muy contento, trato de ser muy responsable y cumplidor con mi trabajo; tengo cuatro personas bajo mi responsabilidad, e incluso son mayores que yo, pero hemos logrado afiatarnos muy bien y cuando nos toca trabajar, somos el mejor turno”, destacó.

Finalmente, agrega que lo que gana le permite ayudar a su mamá por todo su sacrificio y hoy, libre de deudas, sigue igual de agradecido. “Gracias a la ayuda de Dios y de varias personas ya terminé mi Carrera y estoy trabajando, feliz”.